Y la cuarentena llegó..

Todo llega cuando lo necesitamos, aquellos que vivían en zona de confort, ahora aborrecen esa zona y enloquecen por salir.
Hace tiempo disfrutaba de mi soledad, teniendo mis simples rutinas, atendiendo de a poco mi vida, sin embargo, de un golpe me llegó el miedo y de pronto, me quedé encerrada y sola... No con la soledad que disfrutaba, sino sola en el aislamiento que me deparaba la edad, la enfermedad por evitar un virus, miles de pensamientos ocurrieron a mi mente, a veces me acomodaba, otras no entendía y muchas más me dolía. Luego llegaron otros miedos, la incertidumbre de cuando terminaría, el miedo a perder a mi familia.
Y entonces comprendí que tenía que aprender algo, que esto no iba a durar mucho y que tenía que sacar lo mejor de ello.
Escuché los pájaros trinar y supe que el Amor es eterno. Empezaron a llegar las cosas buenas, mis hijos me trajeron alimentos...
Sin embargo extrañaba a mis nietos, verlos en videollamada no era suficiente.
Y de pronto mi casa se llenó de pañales, biberones, ropa que no sabía donde poner, pero sobre todo de risas y alegrías, mi cuarentena por fin tendría sentido, proteger a mis nietos, cuidarlos, me ha dado la paz y tranquilidad que necesitaba. No dejo de preocuparme por mis hijos, nuera, yerno y demás familiares, sin embargo sé que todo es por algo y aprenderemos una gran lección de todo esto.
Hay días muy duros para todos, pero lo superaremos, porque el Amor es más fuerte que todo.
Hoy me hago pequeños espacios para escribir, para estar en lo mío, para abrir la ventana al mundo. Y lo disfruto aún más. Esta cuarentena trae cosas buenas y Dios mediante todos nos beneficiaremos.

Derechos Reservados 1993-2020 © Letyalegria®