Padre....

Escalar la montaña no es suficiente,
cuando mi meta es alcanzarte,
librar batallas, aunque duela el alma,
pero llegar a ti es mi alborada...

Porque ejemplo y entrega es tu enseñanza,
palabras de sueños que iluminan al alba,
maestro que entibias mi frente sudada,
y en tu mano encuentro el camino que me llama....

Derechos Reservados 2019 © Letyalegria®