flor

Como arrancada del cuerpo,
la raíz de la flor que cultivara,
Dolorosas espinas rasgaron las manos,
huyendo, quizás esperando,
deseos de olvidar, tal vez de resignar.

Derechos Reservados 1993-2019 © Letyalegria®