Un año más...

Un año más que nos recuerda,
la edad que llega y nos abriga,
aunque el calendario se sorprenda,
y en las mañanas, aflore la risa
infantil, que pondrá en duda
la edad que viene calculando...

No son las arrugas que se vislumbran
en las manos cansadas de tocarnos,
es la mirada pícara donde se asoma,
la niña que sonríe a pesar de los años.