A mis hijos
Para: Julio y Reyna

Julio

Un día sembré una semilla y con paciencia la cuidé, tu naciste de esa semilla que brotó de mi corazón, has llenado y cuidado mi vida con amor y tezón, eres el solcito que en mi alma, siempre atesoraré...

Reyna

Cuando llegaste a mi vida, mil suspiros brotaron, y en mi corazón brilló tu luz, esa que sigue iluminando y sé que algún día llegará a la cumbre retomando la esencia del ser maravilloso que eres... se tu misma.