otra vez

No hubo resignación,
aquellas cenizas volvieron a encender
y aún entre las espinas,
el torrente de amor volvió a correr,
luchando contra marea,
Abriendo las alas para envolverlo.

Derechos Reservados 1993-2019 © Letyalegria®