Amar.

Sorprendía la mañana...
Y el recuerdo emerge de las sombras, de las cosas,
De la misma luz. Recuerdos que alimentan los días;
A veces alguna lágrima asoma a los ojos, y cuando
Sus sonrisas despliegan al sol; allí, aquí, en todos
Lados se encuentra.... el.
?Qué tarde! Aquella tarde. Como ráfaga de viento
hojas secas de otoño inundaron su ser, un cálido
abrazo, un tierno beso, junto a aquél árbol centenario,
dio paso a un gran amor.

Todo su ser maravillaba en su vida.

Derechos Reservados 1993-2019 © Letyalegria®