Mamá.

Llena mi alma, llena mi espíritu,
el aire huele a tu perfume,
a lo lejos percibo tu silueta
y la música es el canto de tu voz.

Te amo en el infinito de tus palabras,
te amo en la luz de tus manos,
que me han llenado de caricias
y han cobijado de paz mi corazón.

Te amo porque guías mis pasos,
aún en el sendero más oscuro,
te amo, porque tu fuerza me sostiene
y da energía para seguir adelante.

Mamá, eres magnificente,
todo lo haces, todo lo puedes,
y en un momento mi corazón se llena,
sin perturbar la paz que me entregas.



Derechos Reservados 1993-2020 © Letyalegria®