Un caminito de amor.

En ese caminar de la vida, donde vamos por la incesante búsqueda del amor, nos encontramos con muchas personas que llegan a nuestra vida, haciéndonos creer que su amor es todo en nuestra vida.. sin embargo solo somos los peldaños para seguir subiendo y subiendo en las pruebas del amor y entender lo que verdaderamente significa este..

Nos fabricamos un mundo... donde queremos dar todo a aquella persona que toma turno en nuestra vida, miramos resplandecientes brillos que aparentan salir de su corazón y los guardamos por días... meses.. años.. décadas.. hasta que por fin hallamos la respuesta correcta.

El amor está en nuestro corazón... aquellos que se acercan solo se ven reflejados en nosotros y al no tener brillo propio usan el nuestro, aparentando amarnos..... y vienen los daños, los celos, el desapego, los grises y claroscuros.... nadie tiene la culpa.. solo debemos dejar de ver los reflejos y mirar dentro de nuestro corazón...

Para amar hay que mirar dentro y amarnos primero a nosotros mismos.. no podemos seguir haciéndonos daño, ni haciendo daño a los demás queriéndonos colgar de las venas de su corazón... pues al final terminaremos en el suelo.

Amándonos, viene la alegría y empezamos a brillar... entonces cual magnetismo el amor se acercará y entonces será un amor igual...

El amor o mejor dicho cada amor que llega a nuestra vida, nos aporta alegrías, momentos hermosos, los cuales hay que atesorar... y deshechar aquello que nos dañe.

Haciendo prevalecer lo bello de aquel romance, se irán enlazando eslabones que nos permitirán alcanzar la dicha...

Quizás nunca encontremos a alguien que nos llene plenamente, porque las espectativas no son las mismas... sin embargo la misión en este mundo es amar y hacer sentir nuestro amor, a quien se atrevió a tocarnos el corazón...

Los recuerdos hermosos que viven en el corazón, son el amor que al fin vivirá y soñará nuestra vida...


Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015