Llueve, pero ante el hambre y dolor urga

Llueve, pero ante el hambre y dolor urga en la basura.

Hoy a la mañana, mientras esperaba que pasara el camión de la basura, un muchacho de escasos 18 años quizás menos, buscaba en los botes de basura, algo que le pudiera servir para vender, quizás algún alimento también, su cara roja por el frío, su cuerpo delgado temblaba, sus manos duras y quizás en sus ojos lágrimas!!.

Salí a acomodar algunas cosas cuando le ví y recordé que tenía una bolsa grande de ropa y objetos que pensaba tirar, se me ocurrió hablarle y preguntarle si la quería, sus ojos brillaron inmediatamente y respondió que sí, que podía venderlas; le pregunté que si podría con ella y dijo -me la llevo en el lomo- y como si las fuerzas llenaran sus brazos, la levantó y se la llevó, le dije que volviera por lo demás, que tocara mi puerta cuando regresara, entonces volvió, tocando con humildad, me dijo -perdone que la moleste- sentí un nudo en la garganta al ver su humildad, respeto y educación, me agradeció y se marchó feliz!! como si le hubiera dado un tesoro...

Quizás no había comido, quizás su familia tampoco, sin embargo ahora tenía un trabajo que hacer... vender y llevar dinero, comida a su casa.

Cuánto dolor sentí!! de ver un muchacho en esas condiciones, temblando de frío y hambre, doy gracias a Dios por ponerlo en mi camino y haber contribuido este día a hacerle bien.....

Hay sueños en la vida de las personas que se truncan y los llevan a mendigar, Dios guarde y bendiga a todos aquellos que a pesar de las inclemencias del tiempo salen y trabajan para llevar el pan a su mesa. Le pido a Dios que, eso que le dí a ese muchacho le sirva y se le multiplique....

Hagamos siempre algo por todos!! pero sobre todo por aquellos que sufren y están necesitados. Dios nos bendiga a todos.


Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015