El amor está dentro de mi....

Me fuí por la vida amando, coleccionando sonrisas, atesorando palabras, guardando sueños, programando caminos, tejiendo esperas, buscando montañas, reuniendo amigos, abrazando almas, jugando en riveras y pronunciando millones de veces las cuatro letras que hacen la palabra amor...

Hay amores que permanecen, como el de mi madre que aún tengo en mis recuerdos, su café, sus tortillas de harina y su pescado bacalao o sus canciones en la cocina que motivaban mi ser de solo escucharla, sus risas, su carita dormida, sus zapatos rojos, sus labios rojos, ella daba todo en una mirada.

Y otros amores que permanecen como mis hermanas y hermano, sus familias, algunos amigos..

Y mi hijo con su noble tranquilidad que apacigua mi alma, con su cariño desinteresado, su preocupación y palabras sencillas, su madurez y fortaleza son mi sostén, mi maestro. A su esposa que de algún modo me tolera y quiere, que me busca y se preocupa por mi, además de aceptar con agrado mis bromas.

Y mi hija que a pesar de su rebeldía he aprendido a amarla con todo el volcán de sentimientos de ella y míos, en las tormentas de algún modo aprendemos las dos. Porque sé que algún día saltará al mundo su belleza interior que tánto guarda y entonces brillará y aportará su amor.

Y mi nieto!!! que ha sido mi Gran Maestro, porque a través de el encontré mi camino con Dios, pude entender y sentir a Jesús desde sus palabritas, a través de su amor he entendido y aprendido el significado de abrir la mente y dejar entrar a Dios. Y muchas, muchas experiencias maravillosas!!.

Entonces después de estar tan fuera de mí, de tántas lágrimas no necesarias, pude ver que dentro de mí corazón hay cosas nuevas, maravillosas, no podía creer todo lo hermoso que había estado pasando. Luchaba conmigo misma queriendo tener explicaciones y bastaba con mirar dentro de mí para hallar las respuestas...

Cada vez que doy mi amor a una planta... florece
Cada vez que doy mi amor a alguna cosa.... funciona
Cada vez que doy mi amor a algún animal... me ama
Cada vez que amo a alguien me ama y aunque no dure mucho tiempo aquél amor, puedo asegurar que he dejado una huella enorme en su vida...

Es cierto que mi emoción al amar es infinita y quisiera seguir sintiendo la alegría, esa fuerza magnífica que nos proporciona vivir amando, sin embargo he entendido que no todo dura para siempre, que no puedes aferrarte a alguien, porque entonces destruyes el amor que construiste, que la misión en la vida es amar intensamente, pero cuando tienes que dar la vuelta... hay que hacerlo, solo de esa manera la huella del verdadero amor seguirá viviendo..

Alguna vez, en esta u otra vida, viviré un amor más prolongado... por hoy mi misión es enseñar a amar, desde mi interior, desde los borbotones de mi volcán, que fluye y estoy para dar, porque el amor va en mis palabras, en mis acciones, en mi trabajo, en mi silencio, en mis sueños, en todo lo que conforma mi ser...

Gracias.......

Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015