Amor en el presente...

Nacía en mí la adolescencia, cuando recibí mi primer, beso de mi primer amor, fue el tiempo más hermoso vivido, que marcó de luz, la senda de amor. Nos distanciamos, no recuerdo el motivo.. quizás solo lo hicimos.
En el espacio de 35 años los dos caminamos por senderos distintos, buscando en otro ser lo que tuvimos juntos.

En este presente, hace poco más de un año, volvimos a comunicarnos, la emoción de escucharnos, fué nítida, llenita de recuerdos, aún con la frescura de aquellos tiempos...
Dicen que "donde fuego hubo, cenizas quedan".... y es cierto entre nosotros, no solo cenizas quedaban, aún hay brasas...
Mucha veces me pregunté dónde estaba el amor, después de haberlo buscado donde no había... y es que la búsqueda no era lejos, en mí lo tenía.

Alguna vez leyendo una reflexión, donde decía que la primera relación que se tiene en la vida sentimental o de pareja, es parte fundamental de lo que será por el resto de nuestras vidas, mucho tiempo analicé y no comprendía o quizás daba un enfoque diferente a esto.
Mas ahora comprendo la importancia de esa reflexión.
Pues la ternura, el amor, el respeto, la atención, el cariño, la pasión etc.. todo lo que viví en aquél primer beso, fué la pauta para ser la mujer que soy, un ser de amor. Y eso me ayudó a ser buena madre, buena hija, buena hermana, aunque ser esposa no se me dió la oportunidad, hasta hoy.

Hablar de almas gemelas.

Hace tiempo cuando mi ser se acobardaba ante el dolor, con tan solo un hálito de vida, casi habiendo perdido la esperanza de encontrar verdadero amor, tuve el sueño más hermoso de mi vida, donde Dios ponía mi mano con otra mano (un ángel) y me decía que el guiaría mis pasos que lo siguiera.
Y apareció Gustavo, con el amor infinito de siempre, con la paciencia de esperarme a sanar, con la motivación a seguir adelante, aún cuando yo no le respondiera... y su perseverancia dió frutos.

Me dí la oportunidad de volver a empezar... con él, desde siempre, desde todo y entonces me dí cuenta que el amor no estaba fuera, en ningún lado, porque el amor siguió dentro de mi, de nosotros y floreció al volvernos a encontrar y ahora sé que este presente nunca fué pasado, el futuro no lo pienso, ya que prefiero siga siendo presente....

Angeles de una sola ala.

Sé que caminamos este mundo portando una sola ala, para en el camino encontrar a quién comparta su otra ala con nosotros, a veces encontramos otras que, son muy cortas o quizás largas, por eso nos damos cuenta que de esa forma nunca podremos volar.

En este presente puedo sentir que el ala de Gustavo es igual a la mía, con heridas iguales a las mías, con maltratos quizás similares, mas sin embargo con todo el fulgor, candor y sobre todo amor que cultivamos desde que nos enamoramos, nos reconocimos y nos reencontramos.
En este presente espero continuemos lo que nunca terminó, porque hablamos el mismo idioma, sentimos lo mismo, soñamos juntos y creceremos con el sol que calienta nuestras almas.

En este presente, una sonrisa compartida, es la continuación del amor...
Gracias a mi primer y único amor...

Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015