Cual era el mejor camino...?

El cielo se abrió, su piel rosada, el cabello fino, cualquiera diría será feliz, será una diosa. La ternura se posó en sus manos y sus sonrisas iluminaban su cara, ella marcó su camino con flores y estrellas de amor, a medida que crecía más amor había en su pecho.

La adolescencia llegó y su sol brillaba anidando la esperanza de encontrar su verdadero amor, aquél que fuera todo, aquél que en sus manos pusiera el alma y en su camino la luz infinita, pero sus besos tan llenos de calor y sus sonrisas tan chispeantes fueron confundidas desde el primer instante.
Y cada amor que llegó a su vida no miró la pureza de su alma, no miró la alegría que el sol mismo desplegaba, pensaron que sus besos eran ligeros como la mujer barata de medianoche, que sus sonrisas chispeantes eran la propuesta de una venta de amor impuro.
Nadie le miró como un tesoro y sin valor le cambiaron por mujeres galantes.

Un día llegó un amor donde ella depositó sus palabras, sus caricias, sus abrazos. Se aferró tanto a el, que de su amor nacieron dos retoños, mas fué lo único que le dejó, lo demás fueron espinas, crueldad y malos tratos. Nunca se ha rendido y amorosamente ha visto crecer sus retoños, guiando sus pasos.

No ha perdido la fe, la ilusión de encontrar su amor verdadero, aunque se pregunta -si tendría que olvidar sus besos de fuego y quizás esconder sus sonrisas-.

La primavera de su vida, donde la candidez, frescura invadían sus días, fué nublada cuando los amores querían ultrajar su ternura y despreciando después por besos falsos de otras.
El verano de su vida tratando comprender el amor solo consigue ser lastimada otra vez mas.
El otoño de su vida queriendo conservar un amor que parecía sincero, apaga su sonrisa y le duelen más los besos.

Qué palabras decir... no sé. Cuando se tiene toda la alegría, toda la juventud, todo el amor, el hombre voltea y mira otra. Y cuando la chispa se apaga, el cuerpo se debilita, la frescura no vuelve y el hombre de todos modos voltea y mira a otra....

Cual era el mejor camino?... Hay una respuesta?
Todos nacemos con la luz que Dios nos dió y ante el afán de brindar nuestro amor, tomamos el camino equivocado, tal vez algún día encontremos el camino correcto, o quizás encontremos a nuestro amor que nos comprenda y nos vea como un tesoro, el tesoro que todos somos, pero que en resplandores la gente se equivoca, amando equivocadamente luces artificiales.
Sigamos la luz sin entusiasmarnos con resplandores, alguna vez seremos el sol y nos amarán como somos.

Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015