Me enamoré de un gitano.

Era yo tan pequeña
Cuando de pronto la aurora,
Puso amor en mi camino
Siendo hombre y gitano.

Y brotaba la mañana
Cuando en mí, un regaño entraba,
Y de ese se sucedían
Mis ojos que se empañaban.

Mas, cuando una noche
En que ya no hubo reproche,
Sentí un incesante deseo
De conocer un gitano.

De escuchar su canción,
Mi corazón sonrió alegre,
En canción de una pasión
Sentía yo sin conocerle.

Así seguí mi camino
Entre las rosas y espinas;
Entre amarguras y risas
Pero todo hecho en silencio.

He abierto mi corazón
Al gitano y su canción;
Pues en mi sentir ya crece
El amor, que he de darle.

Porque en el solo pienso,
Guardo fulgor sin engaño;
Algún día el llegará
Fugaz, entre la mañana.

Y nunca verá brotar
Las lágrimas de mis ojos,
Y podrá siempre realizar
Mis sueños maravillosos.

Sé que algún día moriré,
Y ya que así ha de ser;
Morir tranquila podré
Al pensar tan solo en el.

Gracias Sandro por dejarme conocerte... Lety Ave

Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015