Que si te extraño? Pregúntale..

Pregúntale a la lluvia que ha golpeado mi ventana y en algún momento pensé que eras tú, pregúntale por qué se confundieron mis lágrimas cuando las gotas cayeron en mi cara y yo creí que eran tus besos...

Pregúntale al sol de los días en que me despertó y calentó mi cuerpo, quemando mi piel al tiempo que deseé que fueras tú, con tu torrente, con tus ansias, con tus "te quiero"...

Pregúntale a la noche que en mi soledad me despierta y ahí mirando tus cosas, te miro en las sombras vagas, en los ruidos nocturnos, en el manto oscuro que lo llena todo, en el crujir de la cama que me recuerda tu abrazo...

Pregúntale a la luz que en su claridad se robó mis sueños y voy tras ellos aferrándome en los jirones que se desprenden de ellos, motivada por beber la última gota en la copa de tu vida, tal vez a sabiendas que al escalar a ella me cueste el amor que se pierde en la lejanía...

Pregúntale al silencio... ese del que te ríes, porque no puedo dejarte de hablar, ese que me reta ensordeciendo mis oídos y que yo rompo en un grito, llamándote desde el fondo de mi alma, porque no quiero silencio, a menos que esté unida a tu abrazo y entonces, solo entonces, estaré en silencio...

Pregúntale a mi soledad, que ya está harta de mí, porque no hago otra cosa que pensar en ti. Porque se empeña en ser la única a mi lado y yo la derrumbo hablándote, mirándote, tocándote, aunque no estés aquí...

Pregúntale a mis sueños, porque a la mañana cuando les recuerdo, siempre pronuncio tu nombre, porque despierta o dormida, no dejo de pensarte...

Pregúntale al viento, ese que me habla de ti, que va y viene, que me trae tu aroma de hombre, que susurra en mis oídos cuando sé que me extrañas. Pregúntale porque en el te envío los besos que olvidaste en mi boca, porque en el escucho tus gemidos y te envío los míos. Pregúntale al viento, el es mi mensajero de amor, donde pongo mis esperanzas de que algún día sople tan fuerte, que te traiga de nuevo a mi. Pregúntale al viento, todo lo que yo te pienso, pregúntale y mándame un beso tuyo para poder dormir.... o deja que se seque nuestra flor.

Autora: Lety Ave

©Derechos Reservados ®1996 - 2015