Expresar los sentimientos.

Las caricias, las bellas palabras, los cariños y los mimos son expresiones que todos los seres humanos necesitamos para vivir y mantener nuestra estabilidad emocional.

Una relación de pareja se enriquece cuando estas expresiones de los sentimientos son constantes. Por eso, es necesario aprender a expresar lo que sentimos y no olvidar que a todos nos gusta sentirnos queridos.

Contra la soledad y los duros momentos, una caricia es siempre cura asegurada. El corazón se alegra, la sonrisa aparece y todo se ve más claro y con mayor optimismo.

Para que las personas nos sintamos cómodas expresando lo que sentimos es necesario tener confianza y saber que no seremos rechazados. Sin embargo, nunca hay garantía total y en la vida para crecer y ser más felices es necesario tomar riesgos.

No podemos mantener ninguna relación temiendo siempre que nos puedan rechazar. Debemos sobreponernos al temor y tratar de acercarnos a los demás. Por supuesto que para que el acercamiento sea real, es mejor que la expresión sea mútua.

Ahora bien, debemos dejar de esperar que la otra persona se acerque primero, porque si no ninguno dará el primer paso.

En el momento que tú lo hagas, la otra persona se sentirá más tranquila de evidenciar sus sentimientos también. Recuerda que cada mimo o palabra de cariño abre una puerta que difícilmente se cerrará, especialmente si se sigue con una expresión sincera constante.

Por otro lado, la apertura mental es un factor fundamental en la expresión de los sentimientos y por lo tanto en las relaciones humanas. Pero no sólo nos referimos a la presencia de tabúes y prejuicios, sino incluso a estar dispuesto a escuchar al otro, a estar dispuesto a recibir una caricia y a retribuirla.

Los besos y el contacto físico no sólo son preámbulo de la relación sexual, es más no deben serlo. En una pareja estable estas muestras de cariño aumentan la confianza y fortalecen el vínculo, por lo que no debe ser únicamente muestras eróticas.

Cuando hay emociones tristes o duras que provocan angustia, como los celos, la inseguridad o la desilusión es igualmente importante que se expresen. Guardarse esas emociones, provocan lo que los terapeutas llaman "deuda emocional".

Esta deuda emocional se va acumulando, y un día de tantos estalla provocando un conflicto que podría ser irreconciliable. Por eso, ya sean sentimientos positivos o negativos, es fundamental que se dejen salir y que sean evidentes para la otra persona. De esa forma, el resentimiento será una emoción muy leve en tu relación de pareja y permitirá que el vínculo del amor se afiance.

La expresión de lo que sentimos es lo que permite que haya un verdadero acercamiento con los demás y que las relaciones no sean superficiales. Es la única herramienta que tiene el ser humano para luchar contra la soledad, el aislamiento y la estabilidad emocional.

Por eso, inténtalo. Trata de demostrar aquello que sientes, verás que la experiencia es renovadora y que por lo general los resultados son muy positivos.

(no sé el autor)