La maleta

Alberto Cortez

No cierres aún esa maleta
sin antes guardar mi corazón
que cabe entre tus cosas más amadas
aquel poema y mis cartas de amor.

Y llévate también en la maleta
la dicha que tan poco nos duró
por si te hiciera falta algún consuelo
cuando en tu otoño no brille más el sol.

Viajera como una nube viajera,
no encontrarás quien te quiera
como te he querido yo,
y entonces odiarás esa maleta
como yo... como yo.

Y ciérrala que en plena primavera
aún puedes encontrar un nuevo amor,
y vete de una vez quiero estar solo
para aprender a vivir sin corazón.

Viajera, siempre recuerda viajera,
que cuando nadie te quiera
no me debes buscar
recurre simplemente a la maleta
y allí me tendrás.

Y ciérrala que es noche y llueve afuera
y todo está negándote el adiós,
y llévala contigo donde sea,
pero no olvides que allí va mi corazón.