Heredárás mi nombre

Sandro.

Ya que mis ojos voy cerrando
Para partir lejos de aquí
Dejo mi nombre por herencia
Con él me quedo siempre en ti
Llámame, llámame,
Llámame en la noche donde tú estés
Grita mi nombre que yo siempre acudiré
Grita con fuerza y al nombrarme encontrarás
Quien por tu vida cuidará.